venmas.com - ideas, técnicas y soluciones profesionales  venmas.com - ideas, técnicas y soluciones profesionales  venmas.com - ideas, técnicas y soluciones profesionales  venmas.com - ideas, técnicas y soluciones profesionales
 Venmas.com - Super Promo
VenMAS
Inicio / Boletín / Actual / Al día / Downsizing
Artículos

Downsizing
El ajuste necesario
 

Se conoce como “downsizing” (literalmente, reducir el tamaño) el proceso que consiste en reorganizar o reestructurar una empresa o departamento para hacerlo más eficiente. Generalmente se asocia a despedir gente, pero no siempre es así: hay otras formas de ganar flexibilidad y competitividad.

El “downsizing” es un proceso que consiste en reorganizar o reestructurar el negocio para adaptarlo a las nuevas condiciones del mercado. Básicamente, se trata de repensar la empresa para aumentar la productividad y reducir los costes.

En ese sentido, podemos distinguir dos tipos de “downsizing”:

-Preventivo: es anticiparte a la evolución del negocio para ajustar la empresa de la forma menos traumática posible, antes de que lleguen las “vacas flacas”.

-Reactivo: son las medidas que tienes que aplicar cuando percibes que el negocio ya no funciona tan bien como antes y es necesario cambiar para adaptarse.

Lógicamente, siempre será preferible un “downsizing” preventivo que uno reactivo.

En cualquier caso, el “downsizing” no consiste únicamente en despedir gente, sino que dispones de otras herramientas que pueden ser igual de eficaces:

-Mejorar los procesos: intentar que la empresa sea más eficiente y productiva.

-Ajustar los salarios: pactar una congelación o reducción temporal de los sueldos.

-Recortar costes: eliminar los gastos superfluos y controlar mejor los costes.

-Centrarte en el “core business”: abandonar las líneas de negocio menos rentables.

-Externalizar: subcontratar todas las tareas que no aporten valor a la empresa.

-Fomentar bajas voluntarias: proponer prejubilaciones, excedencias o reducciones de jornada para disminuir los costes salariales.

-Aumentar la jornada laboral: pactar trabajar más horas con el mismo sueldo.

-Despedir: si la plantilla está bien dimensionada, debería ser el último recurso.

Aunque el “downsizing” puede ser muy problemático, si lo aplicas correctamente probablemente descubrirás que había unas cuantas cosas que no iban bien en tu empresa (especialmente si consigues hacer el mismo trabajo con menos recursos).

Así que, cuando la situación mejore, sé muy cuidadoso a la hora de plantear un “rightizing”, que es el proceso contrario: redimensionar la empresa para adaptarse al crecimiento del negocio. Obviamente, no puedes pedir a la plantilla que se siga sacrificando una vez se ha superado el bache (al contrario, debes recompensarla).
Pero debes procurar consolidar las mejoras de productividad y costes que hayas conseguido con el “downsizing”. Recuerda: ¡las crisis generan oportunidades!


VenMAS
Mi Cuenta
Suscríbete
Publicar

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y usabilidad de la web, mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Las cookies son necesarias para utilizar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aqui: Cookies