Inicio / Boletín / Colaboraciones / Lidera en positivo
Colaboraciones

Lidera en positivo

 

COSAS Y ACTITUDES POSITIVAS QUE TE HARÁN SER LÍDER

1-HABLA SIEMPRE EN POSITIVO… Cuida la forma de hablar.
Liderar es ser o convertirse en un buen comunicador: Positiva incluso tus reconvenciones. Ser un buen comunicador es, sobretodo, decir siempre lo que hay que decir (sin mentiras y con claridad) pero de forma que siempre pueda ser asimilado positivamente.

2-FELICITA SIEMPRE PÚBLICAMENTE Y EN PRIVADO... PERO SÓLO A LOS QUE LO MEREZCAN.
Liderazgo es ser justo.
Ya sabemos lo bien que te caen los que siempre están de acuerdo en todo y hasta besan el suelo que pisas, nos pasa a todos… pero esos son los que “viven de ti”, no son los que lograrán que alcances los objetivos y llegues más lejos.

3-RECONOCE EL ESFUERZO Y RESPETA LAS BUENAS INTENCIONES... PERO PREMIA SÓLO LOS RESULTADOS.
Liderar es reconocer sin dejar de ser justo.
Ya sabemos lo bien que te cae esa chica que se “mata” a trabajar y lo intenta pero no acaba de conseguirlo… pero ni de eso se come ni, premiándola, conseguirás que lo haga: Si crees que vale, ayúdale, pero no premies nunca (nunca) a quienes no consiguen resultados.

4- PREPARA SIEMPRE LAS REUNIONES.
Liderar es obtener lo máximo en cada ocasión.
Ya sabemos que eres un genio de la comunicación y que ni Charlie Parker improvisaba mejor que tú… pero prepara las reuniones, así los días malos lo serán menos y los buenos serán siempre excelentes.

5- NUNCA CENSURES A NADIE EN PÚBLICO ... hazlo sólo en privado pero siempre aportando soluciones y apoyo.
Liderar es ser respetuoso y práctico, es contraproducente humillar a las personas y no sirve de nada, mas bien lo contrario.
Liderar tampoco es ser condescendiente y “dejar pasar” los errores importantes: hay que corregirlos rápidamente, pero en privado.
Ya sabemos las ganas que le tienes a ese “listillo” que todo lo sabe y siempre hace lo que le viene en gana… dile lo que tengas que decirle pero en tu despacho.

6- EXÍGETE Y EXÍGELES: ES IMPRESCINDIBLE Y NO DESMOTIVA… salvo si lo haces de forma grosera.
Liderar es exigir y la exigencia es motivadora cuando se es correcto en las formas y justo en el fondo.
El líder tiene derecho a exigir porque, primero y sobretodo, se exige a sí mismo.
Ya sabemos que hay días que no tienes ganas de nada y que tú mismo serías el primero en irte de paseo… pero aguanta un poco, el tiempo pasa volando (como mucho enciérrate en el despacho un rato, procurando que nadie vea que estás navegando sin rumbo por Internet o buscando ese coche de lujo que piensas regalarte).


7- NO TENGAS MIEDO A NO SABER y RECONOCERLO… a pesar de que eres el jefe, nadie se cree que lo sabes todo (es inútil que intentes aparentarlo).
Liderar es tener confianza en uno mismo y, si se tiene, no hay que aparentarla, se nota. No es postureo.
Eres el Jefe, no la Wikipedia con piernas. Por no saber no perderás credibilidad, perderás tu credibilidad si dices saber algo que ignoras… Todo eso es verdad salvo que tu ignorancia se refiera a un aspecto básico de tu trabajo que se supone deberías saber, pero ese es otro tema.

8- RÍETE DE TI MISMO, te lo agradecerán y te respetarán más. No te engañes: saben que no eres perfecto, confírmaselo.
Liderar es tener sentido del humor, comenzando por uno mismo.
Eres el Jefe no una diosa griega, ni siquiera eres un top-model, no te esfuerces, no eres perfect@: lo sabes tú, lo saben ellos y lo sabe todo el mundo... hasta lo sabe el portero.
Aunque todo el mundo quiere, nadie es perfect@. Perderás tu credibilidad y su respeto si pretendes serlo.

9- NO OLVIDES QUE, SI POR SER EL JEFE, SIEMPRE QUIERES TENER RAZÓN... QUIZÁS SIGAS SIENDO EL JEFE PERO DEJARÁS DE TENERLA Y PERDERÁS SU RESPETO.

Si no sabes, escucha.
Si no estás segur@, pregunta.
Si te equivocas, admítelo y rectifica...
Pero una vez hayas escuchado y comprendido, preguntado y obtenido respuesta, y hayan sido rectificados los errores, no esperes más:
DECIDE TÚ, es tu función, es tu deber y debes cumplirlo.